Home > Actualidad > Medio Ambiente > Causas de la contaminación del suelo: análisis completo de impacto y soluciones
Causas de la contaminación del suelo: análisis completo de impacto y soluciones

blog

Causas de la contaminación del suelo: análisis completo de impacto y soluciones

Medio Ambiente

Publicado el 22/02/2024

Lectura de 7 mins

Share

Durante mucho tiempo, la actividad humana ha explotado indiscriminadamente los recursos naturales, causando una significativa degradación del medio ambiente. Esta ha sido una de las principales causas de la contaminación del suelo. Ésta, definida como la presencia de sustancias antropogénicas en concentraciones excesivas, puede extenderse a través de aguas subterráneas. Comprenderlas es crucial para mitigar su impacto y aplicar medidas preventivas o correctivas.

La contaminación del suelo es un asunto crítico que requiere una acción conjunta de ciudadanos, empresas y autoridades. Es esencial aplicar prácticas y medidas preventivas considerándolas inversiones para el futuro

Identificando las principales causas de la contaminación del suelo

Existen diversas causas que pueden dar origen a la contaminación del suelo. Algunas de ellas las resumimos a continuación:

  1. Vertidos de residuos ilegales y almacenamiento de residuos peligrosos: Los vertidos incontrolados de residuos y los almacenamientos de residuos peligrosos pueden generar lixiviados, orgánicos y/o inorgánicos, que no solo afectan los suelos subyacentes, si no las aguas subterráneas, pudiendo extender la afectación del suelo grandes distancias en función de las características del contaminante.
  2. Almacenamientos de productos químicos: En ocasiones el incumplimiento de medidas y elementos preventivos en las áreas de almacenamiento de productos químicos pueden afectar de manera más o menos directa el suelo subyacente. Muchas veces los almacenamientos deben cumplir con normativas específicas, pero también con mantenimientos periódicos e implementarse tecnologías que ayuden a la detección de contaminantes. El mantenimiento de los depósitos y las pruebas de estanqueidad y sistemas de control de fugas, pueden servir en gran medida para minimizar el impacto sobre el medio. En los almacenamientos superficiales, contar con una superficie aislante adecuada o medios de contención o retención, pueden ayudar al control de situaciones indeseadas
  3. Derrames accidentales: De manera fortuita, en ocasiones pueden producirse derrames incontrolados en el transporte de mercancías peligrosas. Estas situaciones requieren de actuaciones de mitigación rápidas y eficaces que minimicen el impacto sobre el suelo y las aguas subterráneas.
  4. Conducciones subterráneas en mal estado: En ocasiones, se descuida el mantenimiento de acometidas o servidumbres subterráneas que conducen en muchas ocasiones sustancias nocivas para el medio.
  5. Contaminación difusa: En ciertas zonas, generalmente industriales, puede existir contaminación difusa por deposición de partículas contaminantes transportadas por el viento. La acumulación de estos contaminantes a lo largo de los años puede provocar impactos notables sobre la calidad del suelo.
  6. Abuso de pesticidas y fertilizantes: El uso abusivo a lo largo de los años de sustancias que ayudan a la mejora de rendimientos en la agricultura, puede ocasionar contaminación del suelo que puede impactar indirectamente sobre la salud de las personas ya sea por la ingestión de especies vegetales contaminadas o la ingesta de aguas subterráneas degradadas.
  7. Aguas residuales: El vertido incontrolado de aguas residuales que puedan contener en mayor o menor medida sustancias contaminantes pueden causar contaminación del suelo y las aguas subterráneas. Será necesario disponer de medidas de control que aseguren el cumplimiento de la calidad de las aguas con los estándares aplicables en cada caso y según el uso del suelo.

Factores de la contaminación del suelo

Impacto ambiental y en la salud

La infiltración de aguas pluviales a través del suelo puede interactuar con los contaminantes y provocar lixiviación por disolución o mezclas homogéneas emulsionadas que migran a través de sus poros en la vertical y se extiende horizontalmente con la dirección de flujo de las aguas subterráneas. Estos mecanismos de transporte pueden presentar dinámicas muy diferentes en función de las características fisicoquímicas del suelo, lo que puede provocar su incorporación a los niveles más bajos de la cadena trófica, siendo consumidos por ganado, especies cinegéticas y demás fauna silvestre, dando lugar a un flujo bioacumulativo del contaminante que afecta la biodiversidad y que incluso puede llegar al ser humano.

Por otro lado, las propiedades de los contaminantes pueden ser de muy diversa índole, por lo que existirán diferentes “rutas” por las que puedan entrar en contacto con el ser humano, ya sea a través de los alimentos, como hemos mencionado antes, o a través de otras vías como la ingestión de agua contaminada, ingestión accidental o inhalación de volátiles o partículas que pueden causar efectos tóxicos carcinogénicos o tóxicos en los posibles receptores.

Soluciones y prácticas de prevención

La contaminación del suelo es un problema de actualidad en la sociedad que implica la concienciación como principal medida de prevención.

Los avances tecnológicos y sociales se encaminan cada vez más a la protección del medio y a la minimización de los residuos y puesta en práctica de técnicas y uso de sustancias ecológicas. Esto pone de manifiesto la mejora de procesos industriales y la implantación de buenas prácticas en la sociedad que contribuyen a un menor impacto sobre el suelo.

Además, existen medidas correctoras, técnicas y tecnologías modernas desarrolladas en los últimos años que permiten la descontaminación y regeneración del suelo de muy diversas formas como pueden ser:

  • Tratamientos fisicoquímicos.
  • Técnicas de lavado de suelo in situ y ex situ.
  • Técnicas de biorremediación, adición de enmiendas o aireación.
  • Técnicas de contención y confinamiento.
  • Etc.

Estas técnicas, entre otras, conllevan procedimientos muy variados, con mayor o menor impacto y tiempos de aplicación, adaptados en función de las características del contaminante y las propiedades del suelo.

Rol de la legislación y políticas ambientales

El marco normativo actual busca alcanzar objetivos de minimización de la contaminación ya sea por técnicas de reutilización, restauración, reciclaje y valorización que deben recalar en la sociedad para un desarrollo sostenible. En este sentido, el rumbo viene encauzado a través de la reciente Ley 7/2022, de residuos y suelos contaminados para una economía circular.

Por su lado la Ley 26/2007, de Responsabilidad Medioambiental dispone que “quien contamina paga”, es decir, que establece mecanismos de acción que exigen responsabilidad medioambiental y reparación de daños medioambientales a los causantes.

Asimismo, en el ámbito de aplicación a los suelos contaminados existe normativa como el Real Decreto 9/2005 que establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo (APCs) y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados a través de valores de referencia de una serie de contaminantes.

Recientemente, con la modificación del Reglamento del Dominio Público Hidráulico a través del Real Decreto 665/2023, se subsana el vacío normativo existente con respecto a la evaluación de la calidad de las aguas subterráneas estableciendo estándares de calidad.

Cabe reseñar que, a nivel autonómico, existe normativa de aplicación en cuanto al inventariado de emplazamientos contaminados, valores límite para concentraciones de metales en suelos y criterios y estándares de investigación y recuperación de los suelos que complementan la legislación estatal.

La contaminación del suelo es un asunto crítico que requiere una acción conjunta de ciudadanos, empresas y gobiernos. Es esencial aplicar prácticas y medidas preventivas considerándolas inversiones para el futuro. La legislación vigente busca identificar, controlar y monitorear la contaminación, enfatizando la necesidad de sensibilizar sobre la protección del suelo. Esto es vital para asegurar el bienestar humano, la preservación de ecosistemas y fomentar un desarrollo sostenible en armonía con el medio ambiente.

¿Quieres saber más?

Descubre las ventajas de nuestros productos, soluciones y mejora tus servicios con nuestra oferta formativa

Contacta con nosotros