Home > Actualidad > ADR > Tipos de mercancías peligrosas según la normativa ADR
Tipos de mercancías peligrosas según la normativa ADR

blog

Tipos de mercancías peligrosas según la normativa ADR

ADR

Publicado el 09/05/2024

Lectura de 7 mins

Share

El transporte seguro de mercancías peligrosas es vital para prevenir accidentes y proteger el medio ambiente. La normativa ADR (Acuerdo Europeo sobre el Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por Carretera). Clasificar adecuadamente y conocer los tipos de mercancías peligrosas permite aplicar las medidas de seguridad pertinentes, reduciendo así el riesgo durante su manejo y transporte.

La correcta clasificación y manejo de las mercancías peligrosas según la normativa ADR es esencial para la seguridad del transporte por carretera

Tipos de mercancías peligrosas: Clasificación ADR

La normativa ADR clasifica las mercancías peligrosas en diferentes categorías según el grado de peligrosidad que presentan. Esta clasificación es esencial para entender los riesgos específicos de cada tipo de mercancía y cómo manipular y transportar cada una de forma segura. A continuación, se describen las distintas clases de mercancías:

Clase 1: Explosivos

Abarca materias y objetos explosivos, categorizados en varias subdivisiones según el tipo específico de peligro que representan, facilitando así la gestión de su transporte seguro. Estas subdivisiones son:

    1. Peligro de explosión en masa: Incluyen materiales que tienen un riesgo de explosión masiva y son capaces de afectar a todo el entorno circundante, como el TNT o la dinamita.
    2. Peligro de proyección, pero no de explosión en masa: Se refiere a explosivos que proyectan fragmentos sin causar una explosión masiva, como munición para armas ligeras.
    3. Peligro de incendio y ligero peligro de proyección, pero no de explosión en masa: Abarca materiales diseñados para producir efectos visuales o auditivos mediante explosión, combustión o detonación, como los usados en celebraciones y eventos públicos.
  • Peligro pequeño de explosión en caso de ignición o cebado durante el transporte: Como la pólvora negra, en pequeñas cantidades.
  • Materiales muy poco sensibles con peligro de explosión en masa: como ejemplo, el amoníaco de Nitrato y Fuel Oil (ANFO)
  • Materiales extremadamente poco sensibles, sin peligro alguno de explosión en masa, por ejemplo, cargas explosivas para herramientas industriales.

Clase 2: Gases

Los gases se clasifican en tres subgrupos:

  • Gases inflamables (Clase 2.1)
  • Gases no inflamables y no tóxicos (Clase 2.2)
  • Gases tóxicos (Clase 2.3)

Los inflamables incluyen el hidrógeno y el propano, los no inflamables y no tóxicos abarcan el nitrógeno y el helio, mientras que los gases tóxicos incluyen, entre otros, el cloro y el amoníaco.

Clase 3: Líquidos Inflamables

Esta clase engloba a los líquidos con un punto de inflamación bajo, susceptibles de provocar o favorecer la combustión. Los líquidos inflamables representan peligros significativos como incendios rápidos y explosiones, debido a su capacidad de vaporizarse rápidamente y formar mezclas explosivas con el aire a temperaturas ambientales bajas. Además, pueden causar daños severos si entran en contacto con fuentes de ignición. Incluye productos como la gasolina, el alcohol y ciertos tipos de pinturas y barnices.

Mercancías peligrosas según la normativa ADR: principales tipos

Clase 4: Sólidos Inflamables

Esta clase se divide en tres subcategorías

  • Sólidos inflamables propiamente dichos, como el fósforo, que arden con más facilidad de que otros materiales ordinarios.
  • Sustancias susceptibles (ya sean sólidas o líquidas) a la combustión espontánea al entrar en contacto con oxígeno, como carbón en polvo.
  • Sustancias que, al entrar en contacto con el agua, desprenden gases inflamables, pudiendo llegar a arder a consecuencia de la reacción, como el carburo de calcio.

Clase 5: Sustancias Oxidantes y Peróxidos Orgánicos

Las sustancias comburentes (clase 5.1.) y peróxidos orgánicos (clase 5.2.) incluidas en esta categoría pueden intensificar un incendio o descomponerse exotérmicamente. Las primeras reaccionan desprendiendo oxígeno, facilitando como consecuencia la combustión de otras materias. Las segundas pueden ser combustibles o comburentes muy inestables. Ejemplos incluyen el nitrato de potasio y los derivados del peróxido de hidrógeno.

Clase 6: Sustancias Tóxicas e Infecciosas

Esta clase abarca dos tipos de sustancias:

  • En la clase 6.1. se incluyen aquellas que, si se inhalan, ingieren o entran en contacto con la piel, pueden causar daños graves a la salud o la muerte. Ejemplos de esta subcategoría son cianuro, arsénico y mercurio.
  • Por otro lado, engloban la clase 6.2. agentes patógenos que son peligrosos para los seres humanos o los animales incluyendo muestras médicas de laboratorio que contienen virus como el de la influenza, o bacterias como el ántrax.

Clase 7: Material Radiactivo

Estos materiales requieren contenedores especiales para su transporte y están sujetos a regulaciones estrictas, debido a los riesgos que su manipulación entraña:

  • Exposición Radiactiva: La exposición directa a la radiación ionizante de estos materiales puede causar daño celular, quemaduras radiactivas, y a largo plazo, incrementar el riesgo de cáncer y otras enfermedades graves.
  • Contaminación Ambiental: En caso de un accidente, los materiales radiactivos pueden contaminar el aire, el agua y el suelo, lo que resulta en un impacto ambiental a largo plazo y hace necesaria la realización de costosas y extensas labores de limpieza y descontaminación.
  • Efectos a la Salud Pública: La dispersión de materiales radiactivos puede afectar a un gran número de personas, especialmente si ocurre en áreas densamente pobladas, requiriendo evacuaciones y medidas de salud pública para manejar la exposición de la población.
  • Daño Material: Los materiales radiactivos pueden corroer o degradar otros materiales con los que entran en contacto, lo que puede dañar contenedores de transporte y otras infraestructuras.

Algunos de los materiales radiactivos más transportados son el uranio empobrecido e isótopos para aplicaciones médicas.

Clase 8: Corrosivos

Esta clase comprende sustancias que al entrar en contacto con tejidos vivos pueden causar daños severos como quemaduras químicas profundas o incluso la desintegración del tejido. Incluye ácidos como el ácido sulfúrico y bases fuertes como la sosa cáustica. Estos materiales requieren manipulación cuidadosa, envases especiales para su transporte y medidas de seguridad estrictas para prevenir accidentes durante su manejo y transporte, protegiendo así tanto a las personas como al medio ambiente de exposiciones accidentales.

Clase 9: Materias y Objetos Peligrosos Diversos

Abarca mercancías que presentan peligros no cubiertos por las otras clases. Esto incluye sustancias peligrosas para el medio ambiente y mercancías que, bajo ciertas condiciones, pueden ser peligrosas, como los residuos químicos y ciertos tipos de baterías, como las de litio.

La correcta clasificación y manejo de las mercancías peligrosas según la normativa ADR es esencial para la seguridad del transporte por carretera. La responsabilidad es compartida entre todos los involucrados en el proceso de transporte, desde los fabricantes hasta los transportistas, asegurando así no solo la seguridad de las operaciones sino también la protección del medio ambiente. La cooperación y el cumplimiento son clave para mitigar los riesgos asociados con el transporte de estas materias peligrosas. Si no es posible garantizar adecuadamente esta gestión internamente, lo mejor es externalizar la figura del consejero de seguridad y la gestión del transporte ADR a una empresa especializada como Inteco Astur, para asegurar mayor tranquilidad y profesionalismo en el cumplimiento de la normativa.

¿Quieres saber más?

Descubre las ventajas de nuestros productos, soluciones y mejora tus servicios con nuestra oferta formativa

Contacta con nosotros