Home > Actualidad > Blog > Qué es un plan de autoprotección: qué incluye y por qué son vitales
Qué es un plan de autoprotección: qué incluye y por qué son vitales

blog

Qué es un plan de autoprotección: qué incluye y por qué son vitales

Blog

Publicado el 27/12/2023

Lectura de 8 mins

Share

En el entorno empresarial actual, donde la seguridad y la prevención son prioritarias, es importante saber qué es un plan de autoprotección (PAU) y por qué es una herramienta fundamental. Los planes de autoprotección no solo crean un ambiente laboral seguro, sino que también cumplen con normativas legales, protegen los activos de la empresa y proporcionan estrategias clave para responder a situaciones de emergencia. Esenciales para el éxito y la sostenibilidad de cualquier organización, los PAU están regidos por el Real Decreto 393/2007, del 23 de marzo, que aprueba la Norma Básica de Autoprotección de centros y establecimientos propensos a emergencias. Esta introducción abordará la importancia y los componentes clave de un plan de autoprotección, subrayando su relevancia en la gestión empresarial moderna.

Los planes de autoprotección son fundamentales para prevenir accidentes al proporcionar una estructura sistemática y proactiva para la gestión de la seguridad

Entendiendo qué es un Plan de Autoprotección

Un plan de autoprotección es un documento que establece las medidas y acciones que una entidad, ya sea una empresa, una institución o cualquier organización, debe llevar a cabo para prevenir, mitigar y controlar los posibles riesgos y amenazas que puedan afectar la seguridad de las personas, el medioambiente y/o los bienes.

Estos planes son especialmente relevantes en situaciones de emergencia, como incendios, inundaciones, seísmos, entre otros. El objetivo principal del plan de autoprotección es garantizar la seguridad y el bienestar de las personas, del medioambiente que se encuentran en un determinado lugar, así como minimizar los daños materiales.

Algunos de los elementos que incluye un plan de autoprotección son:

  • Análisis de riesgos: Identificación de posibles amenazas y evaluación de su impacto.
  • Medidas preventivas: Acciones destinadas a evitar la ocurrencia de situaciones de riesgo.
  • Procedimientos de actuación: Instrucciones detalladas sobre cómo actuar en caso de emergencia.
  • Medios y recursos: Descripción de los recursos materiales y humanos disponibles para la autoprotección.
  • Organización interna: Definición de roles y responsabilidades de las personas encargadas de la autoprotección.
  • Comunicación: Establecimiento de canales de comunicación interna y externa para informar sobre la situación y coordinar acciones.
  • Simulacros y entrenamientos: Realización de ejercicios prácticos para asegurar que las personas involucradas estén familiarizadas con los procedimientos de autoprotección.

Contenido de un plan de autoprotección

Contenido de un Plan de Autoprotección según el RD 393/2007

El Real Decreto 393/2007 en su Anexo II establece la estructura y contenido que debe de tener un Plan de Autoprotección, tanto si se refiere a edificios, como a instalaciones o actividades:

  • Capítulo 1: Identificación de los titulares y del emplazamiento de la actividad.
  • Capítulo 2: Descripción detallada de la actividad y del medio físico en el que se desarrolla.
  • Capítulo 3: Inventario, análisis y evaluación de riesgos.
  • Capítulo 4: Inventario y descripción de las medidas y medios de autoprotección.
  • Capítulo 5: Programa de mantenimiento de instalaciones.
  • Capítulo 6: Plan de actuación ante emergencias.
  • Capítulo 7: Integración del plan de autoprotección en otros de ámbito superior.
  • Capítulo 8: Implantación del Plan de Autoprotección.
  • Capítulo 9: Mantenimiento de la eficacia y actualización del Plan de Autoprotección.
  • Anexo I: Directorio de Comunicación.
  • Anexo II: Formularios para la gestión de emergencias.
  • Anexo III: Planos.

Los planes de autoprotección deben de registrarse y estar aprobados por la administración competente. Para ello las comunidades autónomas disponen de normativas específicas que indican cómo debe de llevarse a cabo este registro y establecen también los requisitos que debe de cumplir el redactor del documento entre otros aspectos. 

El objetivo de este de registro radica en que los servicios de emergencia públicos deben de conocer los establecimientos donde pudieran realizar una intervención. Además,  el plan de autoprotección deberá de integrarse en otros de ámbito superior tal y como indica el capítulo 7 según la normativa de referencia.

Implantación del plan de autoprotección

Pero no solo con disponer del documento y su registro es suficiente, se deberá de llevar a cabo la siguiente fase, implantación del plan de autoprotección que es fundamental para garantizar la viabilidad de la resolución de una situación de emergencia. En la fase de implantación se deberá de entrenar a los trabajadores que formen parte de los equipos de emergencia atendiendo su rol dentro de equipo, se les impartirá formación específica y deberá de constar dentro del plan de formación de la empresa. También se llevará a cabo formación para el resto de los empleados que contenga información de pautas generales, rutas de evacuación, ubicación de puntos de reunión, etc.

Se deberán de realizar simulacros de forma periódica donde se pongan en práctica diferentes escenarios según las situaciones de riesgos que contemple el plan de autoprotección. Para ello, se establecerá un plan de simulacros a dos ó tres años donde se identifiquen claramente dichos escenarios.

Con la fase de implantación además de entrenar a los equipos de emergencia también se pretende comprobar la operatividad y efectividad de los planes de autoprotección. Destacar que algunas comunidades autónomas exigen evidencias de esta fase de implantación mediante el registro de las formaciones y simulacros realizados.

Según el Real Decreto 393/2007, que recordemos es la normativa de referencia para la elaboración e implantación de los planes de autoprotección, estos planes se deberán de revisar cada tres años, o bien, cuando en la instalación se han llevado a cabo cambios sustanciales.

Importancia de los Planes de Autoprotección

La importancia de los planes de autoprotección en la prevención de accidentes radica en su capacidad para anticiparse a situaciones de riesgo, implementar medidas preventivas y garantizar una respuesta rápida y eficaz en caso de emergencia. Aspectos claves a tener en cuenta:

  • Identificación y evaluación de riesgos: Los planes de autoprotección deben de incluir un análisis detallado de los riesgos asociados a una actividad o lugar específico. Esta identificación y evaluación permiten comprender las amenazas potenciales y adoptar medidas preventivas específicas para minimizar la probabilidad de accidentes.
  • Implementación de medidas preventivas: Basándose en la identificación de riesgos, los planes de autoprotección incluyen medidas preventivas diseñadas para reducir la posibilidad de que ocurran accidentes. Estas medidas pueden abordar aspectos como la seguridad de las instalaciones, la capacitación del personal, el mantenimiento de equipos y la gestión entre otras medidas.
  • Formación y concienciación: Deben de incluir programas de formación y concienciación para el personal. La educación sobre prácticas seguras, el uso adecuado de equipos y la respuesta adecuada ante emergencias contribuye significativamente a la prevención de accidentes.
  • Mejora de la cultura de seguridad: Al disponer e implantar los planes de autoprotección las organizaciones fomentan una cultura de seguridad en la que sus trabajadores son conscientes de los riesgos, comprometidos con las mejores prácticas y capacitados para actuar de manera segura en todo momento.
  • Gestión de la seguridad en la planificación: Al incluir la seguridad como un componente integral en la planificación operativa, los planes de autoprotección aseguran que la gestión de la seguridad sea una consideración constante en las actividades diarias. Esto contribuye a la prevención de accidentes a largo plazo.
  • Preparación para emergencias: Aunque la principal función de los planes de autoprotección es prevenir accidentes, también establecen procedimientos detallados para la respuesta en caso de emergencia. La preparación adecuada contribuye a minimizar los efectos de un accidente si llegara a ocurrir.
  • Cumplimiento normativo: La existencia e implantación de los planes de autoprotección son requisitos legales. Cumplir con estas normativas garantiza que las organizaciones estén comprometidas con la prevención de accidentes y la seguridad de sus empleados.
  • Revisión y mejora continua: Los planes de autoprotección deben revisarse y actualizarse regularmente para adaptarse a cambios en las operaciones, la infraestructura o los riesgos identificados. La mejora continua asegura que las medidas preventivas sigan siendo efectivas con el tiempo.

En conclusión, los planes de autoprotección son fundamentales para prevenir accidentes al proporcionar una estructura sistemática y proactiva para la gestión de la seguridad. Contribuyen a crear entornos de trabajo más seguros y a proteger la integridad física y la salud de los trabajadores, el medioambiente y los bienes materiales. En este sentido, en Inteco Astur, como especialistas en seguridad industrial, podemos llevar a cabo diseño y la redacción de Planes de Autoprotección que garanticen una eficaz respuesta ante una situación de emergencia, incluyendo análisis detallado de riesgos, estrategias de evacuación personalizadas.

¿Quieres saber más?

Descubre las ventajas de nuestros productos, soluciones y mejora tus servicios con nuestra oferta formativa

Contacta con nosotros