Home > Actualidad > Descontaminación marítima > Diferencia entre un plan de emergencia y un plan de autoprotección: todo lo que necesitas saber
Diferencia entre un plan de emergencia y un plan de autoprotección: todo lo que necesitas saber

blog

Diferencia entre un plan de emergencia y un plan de autoprotección: todo lo que necesitas saber

Descontaminación marítima

Publicado el 07/03/2024

Lectura de 7 mins

Share

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la diferencia entre un plan de emergencia y un plan de autoprotección? Aunque puedan parecer similares, cada uno juega un papel único en la seguridad y la preparación de una empresa ante situaciones adversas. En este post explicaremos estos dos conceptos clave y te proporcionaremos toda la información que necesitas para entender su importancia en momentos críticos. Prepárate para descubrir qué documento es esencial para tu organización y cómo asegurar un entorno de trabajo más seguro.

Es esencial que las organizaciones cuenten con un documento que brinde las herramientas adecuadas para responder eficazmente a situaciones de emergencia

Conoce la diferencia entre un Plan de Emergencia y un Plan de Autoprotección

Aunque ambos documentos tienen el mismo fin, establecer pautas de actuación para protegernos frente a una situación de emergencia, debemos de tener claro que no son sinónimos. Los planes de autoprotección son muchos más específicos, en ellos se analizan y evalúan de forma detallada los riesgos que pueden originar una emergencia.

Las principales diferencias entre ambos documentos son:

1. Base Normativa

La primera diferencia radica en que ambos documentos se rigen por normativas diferentes. Un plan de emergencia se rige por el artículo 20 de la Ley 31/95, de Prevención de Riesgos Laborales. Este artículo indica:

“El empresario, teniendo en cuenta el tamaño y la actividad de la empresa, así como la posible presencia de personas ajenas a la misma, deberá analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores, designando para ello al personal encargado de poner en práctica estas medidas y comprobando periódicamente, en su caso, su correcto funcionamiento. El citado personal deberá poseer la formación necesaria, ser suficiente en número y disponer del material adecuado, en función de las circunstancias antes señaladas.

Para la aplicación de las medidas adoptadas, el empresario deberá organizar las relaciones que sean necesarias con servicios externos a la empresa, en particular en materia de primeros auxilios, asistencia médica de urgencia, salvamento y lucha contra incendios, de forma que quede garantizada la rapidez y eficacia de las mismas.”

Mientras que un plan de autoprotección está reglado por el Real Decreto 393/2007, del 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia es la normativa de referencia para la elaboración de un plan de autoprotección.

2. Registro administrativo

Los planes de autoprotección deben de registrarse y estar aprobados por la administración competente. Para ello las comunidades autónomas disponen de normativas específicas que indican cómo debe de llevarse a cabo este registro y, establecen también los requisitos que debe de cumplir el redactor del documento entre otros aspectos.  El objetivo de este registro radica en que los servicios de emergencia públicos deben de conocer los establecimientos donde pudieran realizar una intervención. 

Mientras que con un plan de emergencia no es necesario realizar el registro. El único requisito es que debe de estar disponible en caso de que la Autoridad Competente lo solicite.

Plan de emergencia y autoprotección: diferencias

3. Revisión y actualización

Los planes de emergencia no tienen establecidas revisiones periódicas. Solamente es necesario su actualización cuando se produzca un cambio sustancial en el centro de trabajo, como puede ser, la aparición de nuevas situaciones de emergencia, cambios en la estructura de los equipos de emergencia, obras en el establecimiento, que afecten a la respuesta ante una emergencia.

En cambio, el Real Decreto 393/2007 por el que se regulan los planes de autoprotección indica que éstos se deben de revisar mínimo cada tres años, o antes, en caso de producirse cualquier cambio sustancial que afecte a la respuesta en una situación de emergencia.

4. Obligatoriedad y alcance

Todo centro de trabajo debe disponer obligatoriamente de un plan de emergencia. El empresario está obligado a establecer las medidas necesarias para hacer frente a una situación de emergencia con el objetivo último de proteger a sus trabajadores.

Solamente aquellos establecimientos que estén incluidos en el Anexo I del Real Decreto del 393/2007, están obligados a disponer de un Plan de Autoprotección.

5. Contenido y estructura

El contenido de un plan de emergencia puede diferir según el tipo de organización, la índole de sus actividades y los riesgos particulares a los que se enfrenta. Aunque no existe una estructura rígida y única para estos planes, existe un marco general recomendado que puede orientar la creación de un plan de emergencia eficaz, el cual se detalla a continuación:

  • Introducción: Descripción general y alcance del plan de emergencia. 
  • Objetivos: Definición clara de los objetivos que se pretenden alcanzar con la implementación del plan.
  • Responsabilidades: Identificación de las personas y departamentos responsables de la coordinación y ejecución del plan de emergencia. Descripción de las responsabilidades específicas de cada función en relación con las medidas de emergencia.
  • Identificación de riesgos: Identificación de riesgos, de las áreas críticas y los recursos vulnerables que podrían ser afectados por una emergencia.
  • Procedimientos de emergencia:  Protocolos claros y detallados para responder a diferentes tipos de emergencias, como incendios, terremotos, evacuaciones, accidentes químicos, etc.
  • Comunicación y Coordinación:  Planificación de la comunicación interna y externa durante una emergencia, incluyendo la forma de informar a los empleados, clientes, proveedores y autoridades pertinentes sobre la situación.
  • Recursos y Equipos de Emergencia: Lista detallada de los recursos disponibles para responder a emergencias.
  • Formación y Simulacros:  Programa de formación / simulacros regular para el personal sobre medidas de seguridad y procedimientos de emergencia.
  • Mantenimiento y Actualización: Procedimientos para revisar y actualizar el plan de emergencia periódicamente para reflejar cambios en la organización, en las operaciones o en los riesgos identificados.

Por el contrario, un plan de autoprotección tiene perfectamente definido su contenido. Este está establecido en el Anexo II de la normativa por la que se rige y aprueba la Norma Básica de Autoprotección. En caso de que una organización tuviera que disponer de un plan de autoprotección su estructura es la siguiente:

  • Capítulo 1: Identificación de los titulares y del emplazamiento de la actividad.
  • Capítulo 2: Descripción detallada de la actividad y del medio físico en el que se desarrolla.
  • Capítulo 3: Inventario, análisis y evaluación de riesgos.
  • Capítulo 4: Inventario y descripción de las medidas y medios de autoprotección.
  • Capítulo 5: Programa de mantenimiento de instalaciones.
  • Capítulo 6: Plan de actuación ante emergencias.
  • Capítulo 7: Integración del plan de autoprotección en otros de ámbito superior.
  • Capítulo 8: Implantación del Plan de Autoprotección.
  • Capítulo 9: Mantenimiento de la eficacia y actualización del Plan de Autoprotección.
  • Anexo I: Directorio de Comunicación.
  • Anexo II: Formularios para la gestión de emergencias.
  • Anexo III: Planos.

Para concluir, es esencial que las organizaciones cuenten con un documento que brinde las herramientas adecuadas para responder eficazmente a situaciones de emergencia. Este no solo cumple con una obligación legal, sino que también es crucial para garantizar la seguridad de los empleados. Es importante recordar que estos documentos son dinámicos y requieren actualizaciones periódicas para mantener su relevancia y eficacia. Además, es fundamental que todos los trabajadores de la empresa estén debidamente informados sobre estos documentos. Si tienes preguntas sobre el tipo de documento que tu organización necesita, no dudes en contactarnos en Inteco Astur. Somos especialistas en seguridad industrial y el diseño y la redacción de Planes de Autoprotección que garanticen una eficaz respuesta ante situaciones de emergencia.

¿Quieres saber más?

Descubre las ventajas de nuestros productos, soluciones y mejora tus servicios con nuestra oferta formativa

Contacta con nosotros